Todas las ventajas de las ventanas de aluminio con rotura de puente térmico

Todas las ventajas de las ventanas de aluminio con rotura de puente térmico
Si quieres evitar la dispersión térmica y reducir los costes energéticos, deberías pensar en instalar ventanas de aluminio con rotura de puente térmico.

Si a la hora de instalar ventanas en tu hogar tu objetivo es evitar la dispersión térmica y reducir los costes energéticos del mismo, deberías pensar en instalar ventanas de aluminio con rotura de puente térmico.

Estas son un tipo de ventanas ligeras y resistentes, con una necesidad de mantenimiento casi nula y una capacidad de aislamiento térmico y acústico muy superior a las ventanas de aluminio estándar.

¿Qué es un puente térmico?

Con todas las ventajas que nos ofrece el aluminio —ligereza, resistencia, limpieza, estética, durabilidad, facilidad de mantenimiento, etcétera—, este tiene una desventaja enorme: es un metal, y por lo tanto, un buen conductor de calor.

Esto lo convierte en uno de los puntos débiles del aislamiento de un hogar; de nada sirve tener ventanas con doble o triple acristalamiento si alrededor del cristal colocamos un marco de aluminio simple, el cual transmite el calor y el sonido con facilidad.

La instalación de ventanas de aluminio SIN rotura de puente térmico es una de las principales causas de derroche energético en los hogares. Tanto en invierno, dejan escapar el calor hacia fuera, y en verano, dejan que el calor se introduzca en nuestras casas.

La rotura del puente térmico

Para evitar esta fuga de temperaturas se diseñaron los perfiles con rotura de puente térmico, una tecnología que se empezó a aplicar a mediados del siglo XX con la introducción de los vidrios aislantes.

Estos perfiles de aluminio están diseñados y construidos de forma que la cara exterior e interior no están en contacto, intercalando entre ellas un mal conductor que reduce de manera cuantificable la transmisión térmica y acústica.

En la perfilaría para ventanas de aluminio se suele utilizar un perfil de poliamida reforzado con fibra de vidrio embutido entre ambas caras del perfil de aluminio.

Las ventajas de las ventanas de aluminio con rotura del puente térmico

Las ventanas de aluminio con rotura de puente térmico nos permiten ahorrar energía, evitar la condensación y aumentar el confort de nuestros hogares, todo ello con una estética impoluta, una resistencia de primera categoría y una necesidad ínfima de mantenimiento.

El ahorro de energía

Con la subida de las facturas eléctricas y la amenaza del cambio climático, es más importante que nunca tener en cuenta el ahorro de energía.

La rotura de puente térmico permite incrementar la eficiencia energética de nuestros hogares a la hora de mantenerlos a una temperatura habitable, consiguiendo así una reducción no sólo en la factura eléctrica mensual sino en la emisión de CO2.

La limitación de la condensación

En climas fríos se da el fenómeno de la condensación sobre los perfiles interiores. Esto ocurre cuando la temperatura exterior es baja y la humedad interior es elevada; la transmisión de calor entre interior y exterior consigue que la temperatura de los perfiles interiores esté por debajo del punto de rocío, provocando así condensación y hasta manchas de humedad en la pared.

Con la rotura del puente térmico se consigue elevar la temperatura superficial del perfil interior, subiéndola por encima del punto de rocío y por lo tanto evitando la condensación.

Un aislamiento acústico de primera

En zonas urbanas con gran trasiego de tráfico (o con gran número de terrazas), el aislamiento acústico es esencial para la comodidad y el confort de los inquilinos.

Estéticas superiores

Al constar de dos caras diferenciadas y separadas, es posible elegir acabados diferentes para el exterior y el interior del edificio, consiguiendo así un estilo propio y diferenciado.

Además, las posibilidades son infinitas; no sólo podemos escoger casi cualquier color de la carta RAL, sino que tenemos multitud de opciones a la hora de formas y moldeados.

En este aspecto podemos incluso encontrar ventanas que combinan madera y aluminio, ofreciendo no sólo un amplio aislamiento térmico y acústico, sino una estética propia y adaptada a nuestro gusto.

Una mayor resistencia a las agresiones externas

El aluminio es un metal muy resistente a los golpes, a las condiciones climáticas extremas e incluso a la sal de los ambientes costeros. Esto, unido al aislamiento extra ofrecido por la poliamida y la fibra de vidrio, lo convierte en un material ideal para ventanas y cerramientos en nuestro hogar.

Una necesidad de mantenimiento ínfima

A diferencia de la madera, el aluminio posee un recubrimiento natural de óxido que evita que haya que pintarlo con frecuencia. Por otro lado, son fáciles de lavar y mantener; con agua y un jabón suave es más que suficiente para tenerlas en estado de revista.

Además, los elementos mecánicos (cierres, manillas y herrajes) están diseñados y probados para un uso muy prolongado, por lo que se podría decir que te durarán para toda la vida de la casa.

Respeto por el medio ambiente

Se estima que una ventana de aluminio, sin más mantenimiento que el lavado periódico con agua y jabón, puede llegar a tener una vida útil superior al siglo, evitando obras y derroches sin sentido.

No contentos con esto, el aluminio es un material altamente reciclable, lo que permite que su huella medioambiental sea mínima. ¡Se estima que el 80% del aluminio utilizado en perfilería proviene del reciclaje!

Consejos para alargar la vida de las ventanas de aluminio

  • Se recomienda que, de forma periódica, se quite la suciedad, polvo y grasa que se pudieran haber acumulado en las guías correderas de la ventana.
  • Evita forzar cualquier elemento de la ventana de aluminio; esto evitará daños que puedan resultar en un acortamiento de su vida útil.
  • No utilices disolventes, abrasivos, alcohol y acetona; estos productos dañan la carpintería, y como ya hemos dicho basta con agua y algún jabón suave para dejarlas como nuevas.
  • En caso de vientos fuertes, te aconsejamos que mantengas la ventana cerrada y que, en casos extremos, coloques algún elemento que pueda bloquear, aunque sea parte del vendaval.
  • Si vas a pintar tu ventana de aluminio, no lo hagas por encima de los perfiles y mecanismos de cierre. Para evitar que la pintura se cuele en estos recovecos, tápalos con cinta aislante mientras pintes.
605 33 31 94
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad